Go to Top

Alertox frutos secos: avellana

tree-nut-allergy

La alergia a los frutos secos es una de las alergias alimentarias más frecuentes, en concreto, afecta a un 1% de la población siendo más usual en niños. Las reacciones son graves, especialmente la primera vez que se comen frutos secos sin que el consumidor tenga conocimiento de su alergia, produciéndole problemas respiratorios y cardiovasculares.

Los alérgenos responsables de las alergias a los frutos secos pertenecen a lo que se conoce como proteínas de defensa vegetal (vicilinas, leguminas, albúminas), lo que quiere decir que si una persona es alérgica a un fruto seco, es muy probable que también sea alérgico a los demás, aunque provengan de plantas muy diferentes. También es debido a esto que todos los frutos secos se engloban dentro de un mismo grupo de riesgo.

¿SABIAS QUÉ…?

Los cacahuetes son un alérgeno muy común, pero no forma parte del grupo de los frutos secos, ya que es
una legumbre como las lentejas o las judías.

Los frutos secos no deben confundirse con las frutas dulces desecadas por diversos procedimientos como pasas, higos y ciruelas pasas, orejones, etc. ya que su parte comestible es la pulpa y no la semilla.

El coco está considerado en la lista de los alérgenos de frutos secos por la FDA. Habitualmente no está restringido en la dieta de la alergia a los frutos secos, pero algunas personas han reaccionado.

Pertenecen al grupo de los frutos secos: las almendras, los anacardos, las avellanas, nueces de macadamia, nuez de pecán, pistachos y nueces y en cada país o región, la alergia a cada uno de ellos tiene una prevalencia diferente. En Europa, la avellana  es el fruto seco que más problemas alérgicos ocasiona. Y en España la nuez y la almendra.

La avellana es el fruto del avellano, y su alérgeno principal es el denominado Cor a 1. Cuando el organismo detecta un alimento que contiene esta proteína, lo reconoce como extraño y el sistema inmunitario responde fabricando anticuerpos para combatirla. Los anticuerpos provocan la liberación de una sustancia química llamada histamina que es la desencadenante de los síntomas que ocurren debido a la intoxicación.

  • Piel: aparecen granos o ronchas de color rojo asociadas a picor, eccemas, enrojecimiento e inflamación en la cara.
  • Sistema digestivo: nauseas, vómitos o diarreas.
  • Sistema respiratorio: desde moqueo y congestión nasal, hasta crisis asmáticas y dificultad al respirar
  • Sistema cardiovascular: mareos y desmayos.

Las reacciones son normalmente intensas e inmediatas y pueden desembocar en un shock anafiláctico que podría poner en peligro la vida de la persona.

¿Qué alimentos contienen avellana?

De acuerdo a la normativa de etiquetado de la UE y el Codex Alimentarius, todos los productos y comida preparada que contenga frutos secos debe estar debidamente etiquetada. Sin embargo, es habitual encontrar la avellana como ingrediente o por contaminación durante el proceso de fabricación.

  • Pastas y otros productos horneados
  • Caramelos
  • Helados
  • Cocina asiática, africana y de otros tipos
  • Salsas (pesto, enchilada, barbacoa, chile picante)
  • Licores
  • Mazapán

¿SABÍAS QUÉ…?

Se pueden encontrar frutos secos en el pienso para pájaros y en la comida de perros (incluso en la saliva de tu mascota), la comida y los lechos de paja para hámster, el pienso para el ganado y algunos cosméticos.

El único tratamiento para la alergia a los frutos secos consiste, como en el caso de otras alergias, en evitar por completo estos alimentos de la dieta.

¿Qué puede hacer una empresa o laboratorio para controlar la presencia de avellanas?

Existen varios productos especializados en la detección de alérgenos como la avellana. El primero de ellos se presenta en formato de tiras inmunocromatográficas que permiten a cualquier empresa conocer la presencia de alérgenos en sus superficies o ingredientes/alimentos, se trata de Alertox Stick Hazelnuts  (KT-6129). Por otro lado, con una prueba ELISA se pueden obtener datos cuantitativos del alérgeno, esto es lo que ofrece Alertox ELISA Hazelnuts (KT-5907).

Ambas pruebas permiten mantener los niveles de calidad dentro de la empresa, controlando la ausencia del alérgeno avellana. Asimismo, es importante que la empresa pueda contar con un laboratorio que ofrezca un servicio de análisis de alérgenos certificado con la ISO 17025 para poder validar estos.

 

Deja un comentario